Estrategias para aumentar la capacidad productiva en 10 minutos

Estrategias para aumentar la capacidad productiva en 10 minutos

Estrategias para aumentar la capacidad productiva

¿Sabías que más del 50 % de la capacidad productiva instalada en Venezuela está ociosa? Este porcentaje se repite en Latino-américa por factores como las crisis monetarias, fuertes regulaciones del comercio regional y bajas en la demanda. Sin embargo, la ‘ociosidad’ también responde a la inversión en maquinarias, capital humano y edificaciones que aún no se necesitaban y que se han adquirido porque se desconocen los niveles máximos de productividad.

Y es que, conceptos como los recursos empresariales y el tiempo de rotación del inventario están estrechamente relacionados y deben coexistir bajo un perfecto equilibrio que, muchas veces, no se respeta.

¿Qué es la capacidad de producción y por qué debes conocerla?

La capacidad productiva es la relación que existe entre el rendimiento del equipo de trabajo, la duración de la cadena productiva y el volumen máximo que puede fabricarse, comercializarse o distribuirse en un lapso de tiempo determinado. En palabras simples, no es más que la cantidad de productos que tu empresa puede producir en una jornada.

Estos niveles se miden en porcentajes que van del 0 al 100 % y están íntimamente relacionados con la oferta y la demanda:

  • Cuando la demanda es superior a tu capacidad de producción, estás perdiendo oportunidades de crecimiento, ventas y posicionamiento en el mercado
  • Cuando la demanda es inferior a tu productividad, estás desperdiciando capital humano, tiempo, dinero y materia prima, además de quedarte con uno o varios lotes de inventario en frío

Por tanto, la decisión de aumentar la productividad de tu empresa debe depender, en esencia, del mercado y de tus proyecciones a largo plazo.

Si tienes capacidad para vender más productos o servicios de los que comercializas, quizás debas redirigir el capital -en todo el sentido de la palabra- a la innovación. De esta forma, podrás sacar al mercado un artículo revolucionario o distinguirte de tu competencia para recuperar el liderazgo.

Pero si tu producción es menor a los pedidos que te hacen mensualmente -es decir, no te das abasto- es el momento ideal para elevar los niveles de producción.

¿Qué es la capacidad de producción y por qué debes conocerla?

La capacidad productiva es la relación que existe entre el rendimiento del equipo de trabajo, la duración de la cadena productiva y el volumen máximo que puede fabricarse, comercializarse o distribuirse en un lapso de tiempo determinado. En palabras simples, no es más que la cantidad de productos que tu empresa puede producir en una jornada.

Estos niveles se miden en porcentajes que van del 0 al 100 % y están íntimamente relacionados con la oferta y la demanda:

  • Cuando la demanda es superior a tu capacidad de producción, estás perdiendo oportunidades de crecimiento, ventas y posicionamiento en el mercado
  • Cuando la demanda es inferior a tu productividad, estás desperdiciando capital humano, tiempo, dinero y materia prima, además de quedarte con uno o varios lotes de inventario en frío

Por tanto, la decisión de aumentar la productividad de tu empresa debe depender, en esencia, del mercado y de tus proyecciones a largo plazo.

Si tienes capacidad para vender más productos o servicios de los que comercializas, quizás debas redirigir el capital -en todo el sentido de la palabra- a la innovación. De esta forma, podrás sacar al mercado un artículo revolucionario o distinguirte de tu competencia para recuperar el liderazgo.

Pero si tu producción es menor a los pedidos que te hacen mensualmente -es decir, no te das abasto- es el momento ideal para elevar los niveles de producción.

  • Emplea el GPS y sistemas de seguimiento para encontrar rutas de transporte alternas o las mejores horas para hacer envíos
  • Comunícate con tus empleados a través del email o con el programa de gestión. Así, ahorrarás papel, tóner, tinta y ¡tiempo!

# 4 Mejora el tiempo de ejecución

Aunque parezca una tarea titánica, los tiempos de producción de una empresa pueden mejorarse con facilidad. Para ello, deberás evaluar con rigurosidad el proceso de fabricación o prestación de servicio e identificar qué paso de la cadena productiva está estancando el trabajo.

Veámoslo en un ejemplo: una compañía se dedica a la fabricación y comercialización de abrigos de invierno. Cada hora, produce 50 piezas siguiendo este proceso de producción:

  1. Corte de patrón: 10 minutos
  2. Costura y remate de hilos: 10 minutos
  3. Examen y control de calidad: 25 minutos
  4. Envolturas y empaquetado: 15 minutos

Como puedes ver en el ejemplo, hay un retraso considerable en dos de los eslabones de la cadena de producción. Para resolverlo, bastaría con:

  • Contratar más trabajadores para el control de calidad de las piezas
  • Evaluar otros métodos de empaquetado que mejoren la efectividad del equipo de trabajo

Haciendo pequeños cambios como estos, podrás disminuir el tiempo de duración de la cadena productiva y obtendrás más piezas por hora.

# 5 Terceriza

A veces resulta más rentable decantarse por el outsourcing que invertir en nueva maquinaria, contratar más empleados o abrir una nueva dirección. Este tipo de empresas ofrecen servicios especializados con planes atractivos que puedes pagar de forma mensual, trimestral o anual.

Los servicios subcontratados más comunes, son:

  • Seguridad  
  • Call center  
  • Producción audiovisual  
  • Marketing digital y publicidad
  • Transporte, envíos y encomiendas
  • Desarrollo de aplicaciones y páginas web

¡No te olvides! Examina, planifica y renuévate de nuevo

La evaluación constante de la gestión empresarial y las opiniones de los consumidores te darán las herramientas que necesitas para estar al día con el mercado. Así que mantén a tu empresa en constante evolución para no perderte ninguna oportunidad y aprovecha todo tu potencial.

capacidad

Echale un vistazo a Modelo de Gerencia de Mantenimiento

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta